jueves, 30 de mayo de 2013

Una hipotética quinta fuerza de la naturaleza permitiría "ver" el interior de la Tierra

Algunos especialistas en física de partículas piensan que puede existir una quinta fuerza de la naturaleza, aunque nunca ha sido detectada. Esta quinta fuerza se sumaría a la gravedad, las fuerzas nucleares fuerte y débil y el electromagnetismo.

A esta hipotética quinta fuerza se la describe como interacción espín-espín de largo alcance. En teoría, la quinta fuerza dependería de que los elementos constituyentes de los átomos (electrones, protones y neutrones), separados por distancias enormes, "perciban" la presencia unos de otros.
Si existe, esta nueva y exótica fuerza conectaría a la materia en la superficie terrestre con la materia a cientos o incluso miles de kilómetros de profundidad dentro del manto de la Tierra, y podría proporcionar nuevos datos sobre la composición y las características del interior de la Tierra, del cual se sabe poco debido a su inaccesibilidad.
Los investigadores, del Amherst College en Massachusetts y la Universidad de Texas en Austin, y financiados por la Fundación Nacional de Ciencia (NSF), en Estados Unidos todas estas instituciones, han ideado y descrito una nueva técnica basada en esa cualidad de la hipotética quinta fuerza.


La interacción espín-espín de largo alcance, representada por líneas azules onduladas. Un detector sensible a espines, ubicado sobre la superficie de la Tierra, interactúa con geoelectrones, representados como puntos rojos, en el manto de la Tierra. Las flechas sobre los geoelectrones indican las orientaciones de sus espines, opuestas a las de las líneas del campo magnético de la Tierra, que aparecen aquí como arcos blancos. (Imagen: Marc Airhart, Universidad de Texas en Austin, y Steve Jacobsen, Universidad del Noroeste)
Si esta fuerza es detectada y se la logra conocer lo suficiente, la aplicación de la nueva técnica ideada por el equipo de Jung-Fu "Afu" Lin, de la Universidad de Texas en Austin, podría permitir escrutar el interior de la Tierra con un nivel de detalle superior al de cualquier otra observación realizada hasta ahora.


El resultado de poder escudriñar las profundidades de la Tierra de este modo sería obtener datos nuevos y reveladores sobre la composición y otras características de las regiones más profundas de nuestro planeta.fuente.
http://noticiasdelaciencia.com/not/6659/una_hipotetica_quinta_fuerza_de_la_naturaleza_permitiria__ver__el_interior_de_la_tierra/



Descubren en China un dinosaurio carnívoro hasta ahora desconocido

Unos restos fósiles encontrados en el noroeste de China han sido identificados como pertenecientes a una nueva especie de dinosaurio carnívoro de pequeño tamaño.

El hallazgo de los restos fósiles fue realizado varios años atrás en una región remota de Xinjiang en China por un equipo internacional de investigadores, incluyendo a Jonah Choiniere (ahora en la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo, Sudáfrica) y James Clark de la Universidad George Washington en Washington, D.C., Estados Unidos. Ahora, tras un largo y meticuloso estudio, se ha presentado públicamente un informe.

Los restos fósiles corresponden al cráneo, la mandíbula y otras partes del esqueleto del dinosaurio. Se estima que el nuevo dinosaurio terópodo tenía no más de un metro de largo (unos 3 pies), y probablemente pesaba alrededor de 1,4 kilogramos (unas 3 libras).

El animal tenía menos de un año de edad cuando murió en la orilla de un arroyo.

A esta especie de dinosaurio se le ha dado el nombre de Aorun zhaoi.

El dinosaurio analizado vivió hace más de 161 millones de años, en la etapa más temprana del Período Jurásico Tardío. Sus pequeños y numerosos dientes sugieren que se alimentaba de presas como lagartos y parientes pequeños de los mamíferos y cocodrilos de la actualidad.
[Img #13798]
Restos fósiles del dinosaurio, y una moneda para poder comparar con ella el tamaño de los restos. (Foto: Cortesía de James Clark, Universidad George Washington)
Este es el quinto nuevo dinosaurio terópodo descubierto en la zona de Wucaiwan por el equipo, codirigido por James Clark y por Xu Xing, de la Academia China de Ciencias.

En el trabajo de análisis también han intervenido Mark A. Norell del Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York, Catherine A. Forster de la Universidad George Washington, David A. Eberth del Museo Real Tyrell en Canadá, Gregory M. Erickson de la Universidad Estatal de Florida en Tallahassee, y Hongjun Chu del Departamento Forestal de Altai en China.

NEUROLOGÍA, METANFETAMINA, ¿CUESTIÓN DE GENERO?


Desengancharse de la metanfetamina es más difícil en chicas que en chicos


Un nuevo estudio sobre adolescentes en tratamiento para librarse de su dependencia a la metanfetamina (también conocida como "Speed") ha revelado que, en  grupo estudiado, las chicas resultaron ser más propensas a seguir usando la droga durante el tratamiento que los muchachos, lo cual indica que se requieren nuevos enfoques para tratar la adicción a la metanfetamina en las adolescentes.

La mayor gravedad de la adicción a la metanfetamina en las adolescentes, en comparación con los varones de su edad, y los resultados de estudios en adultos que también revelaron que las mujeres son más susceptibles a la metanfetamina que los hombres, sugieren que las diferencias de género en la adicción a la metanfetamina observada en los adultos podría existir ya en la adolescencia.
El hallazgo se ha hecho en un ensayo clínico que estaba orientado a probar la validez del antidepresivo bupropión para el tratamiento de la adicción a la metanfetamina. A 19 adolescentes (9 chicos y 10 chicas) con adicción a la metanfetamina se les suministró píldoras de bupropión o de un placebo. La edad promedio de los participantes fue de aproximadamente 17,5 años.


[Img #13800]
Metanfetamina. (Foto: Cortesía del Departamento estadounidense de Justicia)
El equipo del Dr. Keith Heinzerling, de la Escuela David Geffen de Medicina, adscrita a la UCLA, encontró que los sujetos de estudio que recibieron el antidepresivo proporcionaron una cantidad significativamente menor de muestras de orina libres de metanfetamina que quienes recibieron un placebo, lo cual sugiere que el bupropión no es un tratamiento válido para la adicción, por lo menos en esta pequeña muestra de adolescentes adictos.

En general, los varones de ambos grupos proporcionaron más del doble de muestras de orina libres de metanfetamina durante el tratamiento que las chicas de ambos grupos.

Aunque los resultados no respaldan el uso de bupropión para tratar la adicción a la metanfetamina, sí sugieren la necesidad de investigar para desarrollar nuevas terapias que mejoren los resultados del tratamiento de la adicción en las adolescentes.

En la investigación también han trabajado Janette Gadzhyan, James McCracken y Steven Shoptaw, todos de la UCLA, así como Henry van Oudheusden y Felipe Rodríguez de Behavioral Health Services Inc., una entidad médica sin ánimo de lucro.

ASTEROIDE FLYBY


                                             
ScienceCasts: Big Asteroid Flyby
Visit http://science.nasa.gov/ for breaking science news.

NASA is tracking a large near-Earth asteroid as it passes by the Earth-Moon system on May 31st. Amateur astronomers in the northern hemisphere may be able to see the space rock for themselves during the 1st week of June.

domingo, 12 de mayo de 2013

EL FUMAR, ES SEXY?


A veces siento que hace un siglo que dejé de fumar, porque cuando veo volutas de humo cerca mío, huyo, inmediatamente. Salvo que sea una boca irresistible (y prometedora), a muchos nos cuesta pensar en besar un cenicero.
Una encuesta publicada en el portal de Pfizer, Understanding Extreme Smoking Behaviours, demostró que el tabaquismo afecta a las relaciones personales, familiares y sociales, e incluso el 25% de los consultados dijo haber roto una relación sentimental por negarse a abandonar el vicio. El portal de citas Parship también analizó el fenómeno entre sus miembros y notó que el tabaco es una traba a la hora de hacer contactos: el 40% de los usuarios confesó que descarta de plano a las personas fumadoras.
Un puchito de postreee Helmut Newton
Más allá del aroma que deja en las manos, en la ropa, el pelo, la piel y la casa en general, el cigarrillo impacta en la cama, no sólo porque no dan ganas de acostarse con alguien que huele mal sino que, según los especialistas, los hombres de 30 a 40 años que fuman corren un 50% más de riesgo de sufrir impotencia. “La nicotina produce espasmos en los vasos sanguíneos, durante media hora por cada cigarrillo fumado”, precisó el sexólogo consultado en esa ocasión (en el portal) Adrián Sapetti. “Si hacemos las cuentas, vemos que una persona que fuma un paquete al día tiene, todo el tiempo, sus arterias contraídas, lo cual no es precisamente una ayuda para las arterias peneanas que necesitan dilatarse para lograr la erección”. Y agrega que si bien es glamorosa la imagen de un hombre con el pucho en la boca, más cinematografica que otra cosa, el problema surge durante el momento clave, cuando el flujo sanguíneo va hacia el pene y se genera una compresión en las venas que impide que la sangre vuelva a drenar.
“El cigarrillo altera significativamente este mecanismo y, también, provoca que menos sangre fluya hacia la cavidad peneana, dado que su camino queda bloqueado por depósitos de grasa en las paredes de las arterias (la arteriosclerosis, una de cuyas causas es el tabaquismo).”
Otra, ya sabida: el cigarillo tambien afecta a la fertilidad, “incluso hay estudios que indican que las células espermáticas que contienen el cromosoma Y (el que determina el sexo masculino) son más vulnerables a las toxinas del cigarrillo. Por tanto, las parejas que fuman tienen más bebés niñas que varones” explicó Sapetti.
Eso sí que es una poderosa razón para dejar de fumar: basta de fabricar mujeres, lo que faltan son hombres!

miércoles, 1 de mayo de 2013

Enciclopedia de la Astronáutica (80): OGO


ASTRONÁUTICA

Satélite; País: EEUU; Nombre nativo:o Orbiting Gephysical Observatory


Además de los objetos astronómicos y del propio Sol, la Tierra era considerada como objetivo de alta prioridad científica durante los primeros años de la NASA, que incluyó en sus planes a corto y medio plazo numerosas misiones para investigar diversos aspectos de nuestro planeta. Este interés ya había sido puesto de manifiesto incluso antes de la creación de la agencia espacial estadounidense. El 15 de mayo de 1958, el Langley Memorial Aeronautical Laboratory, perteneciente al NACA, manifestó claramente que la futura NASA debería incluir entre sus metas inmediatas un estudio profundo de los aspectos geofísicos de la Tierra, utilizando para ello no un pequeño satélite giratorio, como era habitual hasta entonces, sino una plataforma estabilizada en sus tres ejes capaz de apuntar sus instrumentos con precisión.

En abril de 1959, con la joven NASA avanzando en la puesta a punto de sus planes de exploración, su recién creada Office of Space Science señaló la conveniencia de poner en marcha un programa para la medición del entorno terrestre (flujo de partículas, radiación solar, campos magnéticos y eléctricos, etc.).

Durante los siguientes 12 a 14 meses, el centro espacial Goddard empezó a diseñar una plataforma espacial estándar y modular, capaz de acomodar una gran variedad de instrumentos que variarían de misión en misión. En función de estos últimos, los observatorios serían lanzados en órbitas polares o excéntricas.

Por fin, el 30 de agosto de 1960, se celebró una conferencia con 17 compañías que estaban interesadas en construir el vehículo, llamado a partir de entonces Orbiting Geophysical Observatory (OGO). El 21 de diciembre, la NASA otorgó a Space Technology Laboratories un contrato para estudios preliminares para la construcción de tres OGOs, por valor de 15 millones de dólares.

En abril de 1960 se llegaron a acuerdos sobre la forma del vehículo, que pesaría unos 400 Kg sin instrumentos, y que dispondría de paneles solares y pértigas extensibles. El 19 de diciembre de 1961 se seleccionaron los 19 experimentos que se llevarían a cabo a bordo del primer OGO, y el 3 de agosto del siguiente año, la ahora llamada TRW recibió el contrato para la construcción definitiva de los tres primeros vehículos.
[Img #13254]
OGO-1. (Foto: NASA)

El OGO-A recibió sus instrumentos en diciembre de 1963 y empezó a pasar las pruebas físicas y técnicas, como antesala a los preparativos para el lanzamiento. Durante estos últimos, en abril de 1964, la NASA acordó con TRW comprar dos OGOs más. Por fin, en junio de 1964, el OGO-A llegaba a la zona de despegue, donde fue unido a su cohete.

La plataforma OGO era una paralelepípedo rectangular, de 0,9 por 0,9 por 1,8 metros. Poseía varias pértigas extendidas: 2 de 6,7 metros y 4 de 1,8 metros, donde se situaban sensores y otros instrumentos. Además, el vehículo disponía de varias antenas y de dos paneles solares, (cado uno de 1,83 por 2,29 metros).

El primer OGO llevaría finalmente 20 experimentos, distribuidos entre las seis pértigas y en varias zonas principales sobre la plataforma (como los propios paneles solares, siempre orientados al Sol). El observatorio sería situado en una órbita muy excéntrica, para efectuar mediciones de la atmósfera y la magnetosfera terrestres, así como del espacio interplanetario. Se debían estudiar los rayos cósmicos, las emisiones solares, la radioastronomía y la composición del medio interplanetario, todo ello en relación al entorno terrestre.

El OGO-1, de 487 Kg de peso, despegó el 5 de septiembre de 1964, a bordo de un cohete Atlas-Agena-B, el cual lo colocó en una órbita de 150.000 por 300 Km. Inmediatamente después de alcanzar el espacio, el observatorio intentó desplegar todos sus apéndices, pero dos de sus pértigas se negaron a hacerlo del todo, como también un panel solar. La nave gastó una cantidad excesiva de gas en el sistema de orientación, y se vio obligado a rotar alrededor de un único eje para permanecer estabilizado. Debido a ello, 6 de los 20 instrumentos no pudieron funcionar de forma correcta, ya que la orientación poco adecuada respecto al Sol disminuyó la provisión eléctrica y la visibilidad del objetivo. A pesar de todo, la nave envió importante información sobre la magnetosfera terrestre, hasta que en abril de 1966 fallaron las baterías y sólo pudieron funcionar tres instrumentos, y hasta que en junio de 1969 disminuyó demasiado la cantidad de datos enviados a la Tierra. El 25 de noviembre de ese mismo año, los instrumentos fueron apagados.

[Img #13255]
(Foto: NASA)

El segundo OGO (OGO-C) sería enviado a una órbita baja polar (415 por 1.517 Km), el 14 de octubre de 1965, gracias a un cohete Thor SLV-2A (TAT) Agena-D. Pesó 520 Kg.

Tampoco éste estuvo exento de problemas. La plataforma encontró grandes dificultades en orientarse hacia la Tierra, lo que provocó el agotamiento del gas de propulsión, el día 25 de octubre. Sin otra posibilidad que girar sobre sí mismo, el observatorio impidió el uso de cinco de los 20 experimentos, degradando el de otros seis. Peor aún, otros dos fallaron en cuanto se alcanzó el espacio. Después, en abril de 1966, fue la batería la que falló, dejando sólo energía disponible para ocho instrumentos. Finalmente, la plataforma fue desconectada en noviembre de 1967, y el 1 de noviembre de 1971, se dejó de hacer el seguimiento del observatorio. Durante el tiempo en que estuvo en funcionamiento, se obtuvieron 72.000 horas de datos sobre la magnetosfera en latitudes altas.

Ante los limitados resultados obtenidos por las dos primeras misiones, la NASA encargó a TRW un sexto OGO el 24 de enero de 1966. Los fondos no se aprobarían hasta el 29 de enero de 1968, para una misión de seis meses.

[Img #13256]
Lanzamiento del OGO-3. (Foto: NASA)
El tercero (OGO-B) partió desde Cabo Cañaveral el 7 de junio de 1966, en un Atlas SLV3-Agena-B, es decir, en dirección de nuevo a una órbita excéntrica. A bordo transportaba 21 instrumentos, que se emplearían para estudios de la magnetosfera y el espacio interplanetario, incluyendo los micrometeoritos, las emisiones ópticas y de radio, la ionosfera, los campos magnéticos, la radiación atrapada, el plasma y los rayos cósmicos.

El OGO-3, de 515 Kg, quedó situado en una órbita de 122.000 por 300 Km. Sus apéndices y paneles solares se abrieron correctamente, y consiguió situarse en una estabilización de tres ejes. Pero ésta sólo se prolongaría durante 46 días. Un fallo en el sistema en julio obligó a colocar al vehículo en rotación constante, afectando a diversos instrumentos. Sin posibilidad de orientarse correctamente, en junio de 1969 la nave sólo podía obtener datos durante la mitad de su trayectoria. En diciembre, finalmente, se suspendieron las actividades científicas. En el último instante, sus 15 instrumentos operativos habían proporcionado 375.000 horas de información. El 29 de febrero de 1972, el vehículo fue abandonado.

Mucho antes, en agosto de 1966, se organizó una investigación sobre los repetidos fallos de orientación sufridos por los tres primeros OGO. El siguiente, el OGO-D, de 562 Kg, fue lanzado hacia una órbita polar el 28 de julio de 1967, en un TAT-Agena-D. Se esperaba conseguir información semejante a la de sus antecesores, pero en un momento de creciente actividad solar.

Poco después de la entrada en órbita, el sistema de control de orientación pareció fallar, pero órdenes enviadas desde tierra lograron resolver la situación. La estabilización sobre tres ejes pudo así mantenerse durante 18 meses. En ese momento, en enero de 1969, que coincidió con el fallo de un grabador de datos, el observatorio fue colocado en rotación constante, disminuyendo su producción científica. El 23 de octubre fue apagado temporalmente, hasta que fue reactivado en enero 1970 durante dos meses, y luego en 1971. El 27 de septiembre de 1971 era apagado definitivamente.

Hay que notar que, por primera vez, el 19 de septiembre de 1967 los cuatro primeros OGOs, de una forma más o menos precaria, estuvieron enviando información a un tiempo, aportando diversos puntos de vista a los científicos.

El quinto OGO (OGO-E), de 611 Kg, fue lanzado el 4 de marzo de 1968, en su correspondiente Atlas SLV3A-Agena-D, en busca de una órbita excéntrica de 148.000 por 230 Km. Fue equipado con 25 instrumentos, orientados a estudios sobre partículas y campos, radioastronomía y emisiones solares. En esta ocasión, el vehículo permaneció correctamente dirigido durante 41 meses. El 6 de agosto de 1971, el sistema se estropeó y el 8 de octubre se apagó temporalmente el observatorio. A mediados de 1972 se reactivaron algunos de sus instrumentos, hasta que el 14 de julio de 1972 se terminaron definitivamente sus operaciones. Fue el más exitoso hasta esa fecha.

[Img #13257]
El sexto y último voló el 5 de junio de 1969, a bordo de un Thorad SLV-2H Agena D. Con sus 26 instrumentos y 544 Kg, fue colocado en una órbita polar de 1.100 por 400 Km, donde a partir del 22 de junio experimentó algunos problemas que dificultaron el funcionamiento de varios instrumentos. En octubre, además, sus paneles solares sufrieron un cierto deterioro que obligó a reconfigurar el uso de algunos de los experimentos. Aunque su misión estaba prevista para seis meses, los controladores procuraron ahorrar al máximo el gas del sistema de orientación, para prolongar su operación. Diferentes fallos fueron reduciendo el número de instrumentos operativos, mientas que algunos se utilizaron mediante turnos para compensar la disponibilidad eléctrica. Finalmente, el 28 de junio de 1971, el observatorio abandonó la estabilización en sus tres ejes y empezó a girar alrededor de uno solo, lo que complicó su alimentación eléctrica y obligó a su apagado. Sólo sería reactivado durante un período de seis meses, en octubre, para el funcionamiento de un instrumento que sería operado por un laboratorio japonés.

Finalizado el programa, los científicos pasaron años analizando los datos obtenidos. El campo magnético terrestre, sobre todo a baja altitud, e incluso sus anomalías, fueron objeto de principal atención, ya que se descubrió que podrían usarse para encontrar yacimientos de minerales y petróleo. Los OGO, que tuvieron un funcionamiento imperfecto, sobre todo al principio, acabaron proporcionando un inmenso caudal de datos que transformaron nuestro entendimiento de la magnetosfera terrestre.


Nombres
Lanzamiento
Hora (UTC)
Cohete
Polígono
Identificación
OGO-1 (OGO-A) (EOGO-1)
5 de septiembre de 1964
01:23
Atlas Agena-B (AA10)
Cabo Cañaveral LC12
1964-54A
OGO-2 (OGO-C) (POGO-1) (S-50)
14 de octubre de 1965
13:11:55
Thor SLV-2A Agena-D (TA4)
Vandenberg 75-1-1
1965-81A
OGO-3 (OGO-B) (EOGO-2)
7 de junio de 1966
02:48
Atlas SLV3 Agena-B (AA16)
Cabo Cañaveral LC12
1966-49A
OGO-4 (OGO-D) (POGO-2) (S-50A)
28 de julio de 1967
14:21:07
Thor SLV-2A Agena-D (TA8)
Vandenberg SLC2E
1967-73A
OGO-5 (OGO-E) (EOGO-3)
4 de marzo de 1968
13:06:01
Atlas SLV-3A Agena-D (AA26)
Cabo Cañaveral LC13
1968-14A
OGO-6 (OGO-F) (POGO-3)
5 de junio de 1969
14:42:45
Thorad SLV-2H Agena-D (TA11)
Vandenberg SLC2E
1969-51A




linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...