lunes, 14 de marzo de 2016

EPOC, atención fumadores

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Nota descriptiva N°315
Enero de 2015

Datos y cifras

  • La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) altera la respiración normal y es potencialmente mortal. Es más que la "tos del fumador".
  • En 2012 murieron por esta causa más de 3 millones de personas, lo cual representa un 6% de todas las muertes registradas ese año.
  • Más del 90% de las muertes por EPOC se producen en países de bajos y medianos ingresos.
  • La principal causa de la EPOC es el humo del tabaco (fumadores activos y pasivos).
  • En la actualidad, afecta casi por igual a ambos sexos, en parte debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres de los países de ingresos elevados.
  • La EPOC no es curable, pero el tratamiento puede retrasar su progresión.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por un bloqueo persistente del flujo de aire. Se trata de una enfermedad subdiagnosticada y potencialmente mortal que altera la respiración normal y no es totalmente reversible. Los términos bronquitis crónica y enfisema están obsoletos, quedando englobados en el diagnóstico de EPOC.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de la EPOC son la disnea (falta de aire), la expectoración anormal y la tos crónica. A medida que la enfermedad empeora, pueden hacerse muy difíciles actividades cotidianas como subir unos cuantos escalones o llevar una maleta.

Diagnóstico y tratamiento

La presencia de EPOC se confirma con una prueba diagnóstica, llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado. Como tiene una evolución lenta, generalmente se diagnostica en personas de 40 años o más.
La EPOC no se cura y es esencial dejar de fumar para prevenir la progresión de la enfermedad. Existen varios tratamientos que pueden ayudar a controlar sus síntomas y a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Por ejemplo, los medicamentos broncodilatadores pueden mejorar la disnea.
La disponibilidad de opciones terapéuticas para la EPOC varía según los recursos. La OMS ha publicado una directriz1 con recomendaciones específicas para el tratamiento de la EPOC en la atención primaria en entornos con pocos recursos.

Población en riesgo

Antes, la EPOC era más frecuente en el sexo masculino, pero debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres de los países de ingresos elevados y al mayor riesgo de exposición a la contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción) entre las mujeres de los países de bajos ingresos, en la actualidad afecta casi por igual a ambos sexos.
Más del 90% de las muertes por EPOC se producen en los países de bajos y medianos ingresos, donde no siempre se ponen en práctica o son accesibles las estrategias eficaces de prevención y control.

Factores de riesgo

La EPOC es prevenible. Su principal causa es el humo del tabaco (fumadores activos y pasivos). Otros factores de riesgo son:
  • la contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción);
  • la contaminación del aire exterior;
  • la exposición laboral a polvos y productos químicos (vapores, irritantes y gases);
  • las infecciones repetidas de las vías respiratorias inferiores en la infancia.

Respuesta de la OMS

La lucha contra la EPOC forma parte de las actividades generales de prevención y control de las enfermedades no transmisibles que lleva a cabo la Organización, cuyos objetivos son:
  • aumentar la sensibilización acerca de la epidemia mundial de enfermedades crónicas;
  • crear ambientes más saludables, sobre todo para las poblaciones pobres y desfavorecidas;
  • reducir los factores de riesgo comunes de las enfermedades no transmisibles, tales como el consumo de tabaco, las dietas malsanas y la inactividad física;
  • prevenir las muertes prematuras y las discapacidades evitables relacionadas con las principales enfermedades no transmisibles.
El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco es una respuesta a la mundialización de la epidemia de tabaquismo y tiene por objetivo proteger a miles de millones de personas de la exposición nociva al humo del tabaco. Es el primer tratado sanitario mundial que ha negociado la Organización Mundial de la Salud y ha sido ratificado ya por más de 180 países.
La OMS también encabeza la Alianza Mundial contra las Enfermedades Respiratorias Crónicas (GARD), una alianza voluntaria de organizaciones, instituciones y organismos nacionales e internacionales que trabajan para alcanzar el objetivo común de reducir la carga mundial de enfermedades respiratorias crónicas y lograr un mundo en el que todos podamos respirar libremente.

MARMOL & VINAGRE

¿Es cierto que el vinagre estropea el mármol de la cocina? (IV)


Mármol (conocimiento popular y científico) 
Como bien sabemos el mármol es un material que a veces es translúcido; se muestra en diferentes colores: blanco, marrón, rojo, verde, negro, gris, amarillo, azul; y puede presentar dicha coloración bien de forma uniforme, jaspeada (a salpicaduras), veteada (tramado de líneas) o cualquier otra configuración.

También sabemos que se utiliza, principalmente, en construcción, decoración y escultura, donde es uno de los materiales clásicos. Así al menos pensaba el escritor irlandés Oscar Wilde (1854-1900), al decirnos que “El escultor piensa en mármol”.


Ya desde el campo la ciencia que conocemos como Geología, hemos de recordar que el mármol es una roca metamórfica compacta, formada a partir de rocas calizas que han sido sometidas a elevadas temperaturas y presiones, y alcanzado un alto grado de cristalización.

Y desde el punto de vista de la Química, el mármol es una mezcla heterogénea omezcla de sustancias, en la que predomina el carbonato de calcio CaCO3, cuyo contenido supera el 90%.

Los demás componentes son considerados "impurezas" y la causa de la gran variedad de mármoles que existen, con sus diferentes calidades y propiedades físicas y químicas (color, grado de coherencia, dureza, comportamiento frente a los ácidos, etcétera).

Y si del vinagre dijimos que tenía naturaleza química de ácido, del mármoldiremos que tiene naturaleza química de base. Todos recordamos del colegio aquello de que "si unimos ácido con base reaccionan formando sal y agua".

ÁCIDO + BASE → SAL + AGUA

Que es lo que pasa cuando una gota de vinagre (ácido acético) cae sobre el mármol (carbonato de calcio). Solo que en este caso -por tratarse del acético, un ácido orgánico- se produce también dióxido de carbono CO2, que es la efervescencia que observamos.

En realidad dicha transformación transcurre en dos pasos. Primero se forman acetato de calcio y ácido carbónico H2CO3 y después éste se descompone rápidamente en dióxido de carbono CO2 y agua H2O.

La ecuación química de dicha transformación es

2 CH3COOH (l) + CaCO3 (s) → (CH3COO)2 Ca (s) + H2CO3 (l) 
H2CO3 (l) → CO2 (g) + H2O (l)

Ácido acético + Carbonato de calcio →
 Acetato de calcio (causa del nuevo aspecto del mármol) + Ácido carbónico

Ácido carbónico → Dióxido de carbono (él forma las burbujas) + Agua

Bueno pues ya sabemos lo que le pasa a mármol y vinagre cuando los juntamos. Que se transforman en acetato de calcio, dióxido de carbono y agua, y el burbujeante resultado ya no es tan bello.

Por cierto. Me viene a la memoria que en uno de losInforme PISA, quizás el de 2006, aunque no se le puedo afirmar, una de las preguntas que hicieron estaba relacionada con el contenido de esta entrada.

Me informo y se lo cuento

jueves, 10 de marzo de 2016

La grasa corporal podría ser un mayor peligro para la salud que el tamaño corporal

La grasa corporal podría ser un mayor peligro para la salud que el tamaño corporal

Un estudio halla que los niveles de grasa son un mejor indicador de una muerte precoz que el IMC, una medida de uso común
     
Traducido del inglés: martes, 8 de marzo, 2016
Imagen de noticias HealthDay
LUNES, 7 de marzo de 2016 (HealthDay News) -- Las personas que tienen más grasa corporal, independientemente de su tamaño, podrían presentar un riesgo más elevado de muerte precoz que las personas cuyos cuerpos tienen menos grasa, sugiere una investigación reciente.
En contraste, tener un índice de masa corporal (IMC, una medida del peso en relación con la estatura que con frecuencia se utiliza para medir la obesidad) no se asoció con la muerte temprana en el estudio.
Los investigadores dijeron que los hallazgos respaldan la idea de que el IMC es una medida bastante tosca que quizá no refleje la composición corporal de la persona, ni sea un buen indicador de la salud.
Por ejemplo, una persona con mucha masa muscular podría tener un IMC alto y caer técnicamente en la categoría de "sobrepeso", explicó el investigador, el Dr. William Leslie.
De forma que la relación entre el tamaño corporal y la salud "tiene más matices que la cifra que se ve en la báscula del baño", comentó Leslie, profesor de medicina y radiología de la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá.
"Es importante estar sintonizado con la composición que tenemos, no solo con cuánto pesamos", planteó Leslie.
Los hallazgos, que aparecen en la edición en línea del 8 de marzo de la revista Annals of Internal Medicine, podrían ofrecer una explicación para la llamada "paradoja de la obesidad".
Esto se refiere a un patrón ilógico observado en varios estudios: las personas con sobrepeso y moderadamente obesas que sufren de cardiopatías u otras enfermedades crónicas tienden a vivir más tiempo que las personas más delgadas con las mismas afecciones.
Pero con frecuencia esos estudios han dependido del IMC, explicó Leslie. Y es posible que un IMC más alto refleje una mayor masa muscular y aptitud física, o menos pérdida de peso por una enfermedad crónica, en lugar de algún efecto protector de la grasa corporal, añadió.
En el estudio, el equipo de Leslie analizó datos de más de 54,000 adultos, la mayoría de entre 60 y 69 años, que se habían sometido a un escáner DXA para medir la densidad ósea. Esos escáneres de los huesos tienen la ventaja añadida de permitir realizar un estimado del porcentaje de grasa corporal de la persona.
Al final, los hombres y las mujeres con las cantidades más grandes de grasa corporal tuvieron más probabilidades de morir entre los próximos 4 y 7 años, mostró el estudio.
Los hombres en el 20 por ciento superior tenían al menos un 36 por ciento de grasa corporal. Y los que tenían el nivel más alto de grasa corporal tuvieron hasta un 59 por ciento más de probabilidades de morir durante el periodo del estudio, en comparación con los hombres que estaban en el rango de entre un 28 y un 32 por ciento, más o menos el promedio del grupo, según el estudio.
Entre las mujeres, la diferencia fue más pequeña. Pero las que tenían el porcentaje más alto de grasa corporal (alrededor de un 39 por ciento de grasa o más) fueron un 19 por ciento más propensas a morir durante el periodo del estudio que las mujeres que estaban en el rango de entre un 30 y un 34 por ciento, que fue más o menos el promedio del grupo, encontró el estudio.
En contraste, las personas con un IMC suficientemente alto como para caer en la categoría de "obesidad" no mostraron un aumento en el riesgo de morir. Y en realidad fueron menos propensas a morir que los hombres y las mujeres con los IMC más bajos (de menos de 24 o 25), lo que incluye a personas en el rango de peso "normal", apuntó Leslie.
En esos otros adultos mayores, explicó, un IMC más bajo podría reflejar una masa muscular decreciente o fragilidad.
Una investigadora que no participó en el estudio se mostró de acuerdo.
"Creo que estos hallazgos ayudan a clarificar parte de la confusión respecto a la paradoja de la obesidad", dijo Rebecca Shenkman, directora del Centro McDonald de Prevención y Educación sobre la Obesidad del Colegio de Enfermería de la Universidad de Villanova, en Pensilvania.
Y los hallazgos resaltan los límites del IMC como indicador de salud, lo que es más importante, aseguró. "De verdad debemos dar un paso atrás y observar todo lo que sucede en el cuerpo", planteó Shenkman.
Y no se trata solo de la grasa corporal, anotó. Los niveles de aptitud física también importan. Los estudios han encontrado que las personas que permanecen en buena forma física a través del ejercicio por lo general disfrutan de una vida más larga que las sedentarias, aunque tengan sobrepeso.
Y es posible ser delgado y estar fuera de forma, dijo Shenkman.
"Una alimentación saludable y el ejercicio regular son más importantes que ser delgado", afirmó.
Leslie dijo lo mismo. "En nuestra sociedad ha habido un mantra de que ser delgado es 'bueno' y pesar mucho es 'malo'. Pero la salud abarca mucho más que la cifra en la báscula", aseguró.
Pero no sugirió que la gente corra a que le midan la grasa corporal. Medirse la cintura, por ejemplo, es una forma más sencilla de estimar cuánta grasa se tiene, anotó Leslie.
Las mujeres con una cintura de más de 35 pulgadas (89 centímetros) de circunferencia tienen un riesgo más alto de enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) de EE. UU. En los hombres, una cintura de más de 40 pulgadas (102 centímetros) de circunferencia indica un riesgo más alto de problemas de la salud, apunta el NHLBI.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: William Leslie, M.D., professor, medicine and radiology, University of Manitoba, Winnipeg, Canada; Rebecca Shenkman, M.P.H., R.D.N., director, MacDonald Center for Obesity Prevention and Education, Villanova University College of Nursing, Villanova, Pa.; March 8, 2016 Annals of Internal Medicine online
HealthDay

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...